• Webmail
  • Listas de correo
  • Conocé la universidad
  • Carreras
  • Sitio anterior
  • UNaM Transmedia
  • MapUNaM
  • Inicio
  • Noticias
  • Síndrome Urémico Hemolítico: el drama de los alimentos mal cocidos

Síndrome Urémico Hemolítico: el drama de los alimentos mal cocidos


En reiteradas ocasiones escuchamos acerca de este síndrome, pero ¿sabemos realmente de qué se trata y cómo prevenir? Surgen muchas preguntas que debemos responder para  evitar las consecuencias que llegan a ser letales. La clave siempre es la higiene.

Además de:
cuidado en la cocción de alimentos -primordialmente carne vacuna-;
lavado de manos, de utensilios, de frutas y verduras con agua potable, segura;
evitar la contaminación cruzada;
consumir productos lácteos y sus derivados pasteurizados

Para entender más acerca de esta problemática, entrevistamos a la doctora Marina Quiroga, profesora titular de la cátedra de bacteriología de la carrera de Bioquímica, Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales (FCEQyN)  de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM).

Síndrome Urémico Hemolítico: ¿Qué es? ¿Cómo se produce?
El Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) es un conjunto de síntomas y es producido por una bacteria llamada escherichia coli, pero no se trata de la escherichia común que encontramos en muchos tipos de enfermedades -y a su vez como componente beneficioso de alimentos o de la propia flora intestinal-.
El desencadenante de este síndrome es una bacteria específica, la toxina shiga. Ésta ataca los túbulos renales y riñones provocando una serie de síntomas en la persona enferma.
La ingesta de carne o agua contaminada con heces vacunas, alimentos crudos como verduras mal lavadas, lácteos sin procesamiento adecuado de pasteurización son algunas de las vías directas para adquirir SUH.   

En Argentina el SUH es endémico, quiere decir que hay casos todo el año y los pequeños brotes, en especial intrafamiliares, son los más recurrentes. El contagio de persona a persona ocurre por mala higiene, es por contaminación ano-mano-boca. No ocurre en este caso por contagio directo como una gripe o por vía aérea.          Una persona enferma y mala higiene personal, alimentos manipulados con las manos sucias son desencadenantes de contaminación donde están presenten miles de bacterias.   

En números    
Según los registros, Argentina tiene la mayor cantidad de casos de SUH en el mundo y a su vez es el país que tiene el mayor conocimiento profundo de esta enfermedad justamente por los cuadros presentados.
“La tasa de personas infectadas en general es de 0,5% cada 100.000 habitantes y el sector más vulnerable son los niños menores de 5 años. En ese grupo etario los casos registrados son 5 cada 100 mil habitantes que se enferman o pueden enfermarse” detalló Quiroga.
Si bien, como se mencionó en párrafos anteriores, en Argentina el SUH es endémico hay regiones y lugares específicos donde se tiene mayor cantidad de casos de este síndrome. Uno de ellos es Capital federal, la ciudad autónoma de Buenos Aires donde se registra la mayor cantidad de casos.
La especialista agregó “la provincia de Misiones también ha tenido casos pero éstos han disminuido en los últimos años.
El SUH es una enfermedad de notificación obligatoria y en lo que va de este año, Misiones no tuvo ninguna notificación, no estamos dentro del grupo de provincias que tiene la problemática.
Entre 2016 y 2017 sobre todo la zona sur del país, sí hubo casos en provincias como Tierra del Fuego”.

Características del SUH
Clínicamente el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) se caracteriza por darse como tríada, es decir provoca lo siguiente        
a) Anemia Hemolítica (disminución de glóbulos rojos);
b) Trombocitopenia (disminución de plaquetas en sangre);
c) Falla Renal


Síntomas
Palidez
Sudoración
Dolor abdominal
Diarrea que puede tornarse sanguinolenta
Complicaciones en el cuerpo y con mayor frecuencia en los riñones


Enfermedad infecto-contagiosa endémica
En Argentina se registran más de 400 casos por año.
La cuestión es primariamente de orden sanitario   
Se produce por un error de faenamiento. La materia fecal de las vacas donde encontramos el tipo de toxina que provoca el SUH, se mezcla con la carne y de esa manera llega el producto a la carnicería y esto no debería suceder.  

Formas de Prevención  
Extremar cuidados en las condiciones de higiene como cualquier enfermedad alimentaria, incluidas cualquier tipo de diarrea:
buen lavado de manos,
buena higiene al manipular los alimentos,
cocinar bien la carne,
no beber leche no pasteurizada o productos elaborados con leche sin pasteurizar , es decir directamente de la vaca.
Tratar de separar la tabla y el cuchillo que no sean los mismos con los que se prepara la ensalada o se cortan las verduras.


¿Por qué se relaciona la ingesta de hamburguesas con el Síndrome Urémico Hemolítico?
Esta enfermedad tuvo mucha incidencia porque de una cadena de hamburguesas muy conocida  fueron los grandes brotes que ocurrieron en diversos países.

Pero ¿cuál es el problema con las hamburguesas?
Si una carne viene contaminada, las bacterias no la penetran pero están presentes en el exterior. El problema se da cuando al picarla se mezcla con las toxinas y sumado a eso no se termina de cocinar bien el alimento.   
 Si se cocina bien un bife por ejemplo de por sí ya esas bacterias que estaban afuera van a morir. Ahora, si al picar  la carne se mezcla todo y se hace una hamburguesa que adentro está cruda, estará contaminada si venía de carne contaminada.
Con 60 grados ya muere la bacteria, inclusive se usa más temperatura en general.  Por eso se recomienda que las hamburguesas sean de carne bien cocida, esto es una forma de evitar el SUH.
Es aconsejable no dar carne picada a  menores de 5 años y se deben extremar los cuidados.

¿Quiénes son más propensos a adquirir SUH?
Población adulta inmunodeprimida o que tiene enfermedad de base. No es tan frecuente en la población adulta sana.
El riesgo en menores de 5 años.  
Contaminación cruzada
Evitar carne contaminada cruda en contacto con el mismo cuchillo con el que se corta la verdura.
Aguas contaminadas, no nadar donde el ganado va a beber o defecar  porque podrían estar contaminadas. (Contaminación fecal de las aguas).

Mal uso de los antibióticos
El tratamiento de SUH no se hace con antibiótico sino con lo que se denomina tratamiento de soporte. ¿Por qué no con antibioticos? Porque lo que causa SUH es una toxina no una bacteria y es esa toxina la que hay que eliminar.
En el desarrollo de estudios e investigaciones acerca de SUH la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) también hizo sus aportes. Analizó cuáles eran los microorganismos que producían diarrea en nuestros niños y allí se estudiaban los tipos de escherichia coli y otros microorganismos causantes. Dentro de esas pruebas, se analizó la escherichia coli entero-hemorrágica que puede producir la toxina que deriva en SUH.    
       
 Investigaciones actuales
Los investigadores del CONICET están desarrollando pruebas en humanos de un tratamiento alternativo para el SUH. Evalúan un tipo de antisuero para inhibir la toxina causante y hasta el momento avanzan muy bien por ello empezarán con pruebas y protocolos de prueba en humanos. “En lo que respecta a alternativas para erradicar el SUH, hay buenas perspectivas”, señaló la doctora Quiroga.   
   

Comunicaciones

  • Web:
    376 4480200 - Int. 284
  • E-mail:

Contactos Institucionales

Prensa UNaM